16 Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.