30 Envías tu espíritu, críanse: Y renuevas la haz de la tierra.