18 Su alma abominĂ³ toda vianda, Y llegaron hasta las puertas de la muerte.