18 Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley.