23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón: Pruébame y reconoce mis pensamientos: