3 No hay dicho, ni palabras, Ni es oída su voz.