5 A él miraron y fueron alumbrados: Y sus rostros no se avergonzaron.