24 Cuando cayere, no quedará postrado; Porque Jehová sostiene su mano.