35 Vi yo al impío sumamente ensalzado, Y que se extendía como un laurel verde.