9 De su fuerza esperaré yo en ti: Porque Dios es mi defensa.