3 Sean vueltos, en pago de su afrenta hecha, Los que dicen: ¡Ah! ¡ah!