5 Tus testimonios son muy firmes: La santidad conviene √° tu casa, Oh Jehov√°, por los siglos y para siempre.