Salmos 63:1-3; Salmos 63:8

1 DIOS, Dios mío eres tú: levantaréme á ti de mañana: Mi alma tiene sed de ti, mi carne te desea, En tierra de sequedad y transida sin aguas; 2 Para ver tu fortaleza y tu gloria, Así como te he mirado en el santuario. 3 Porque mejor es tu misericordia que la vida: Mis labios te alabarán.
8 Está mi alma apegada á ti: Tu diestra me ha sostenido.