20 Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.