12 Uno es el dador de la ley, que puede salvar y perder: ¿quién eres tú que juzgas á otro?