32 El mar truene, y todo lo que en él está; alégrese el campo, y todo lo que contiene.