5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.