18 Porque no el que se alaba a sí mismo es aprobado; sino aquel a quien Dios alaba.