8 Porque ninguna cosa podemos contra la verdad, sino por la verdad.