2 Porque si yo os contristo, ¿quién será luego el que me alegrará, sino aquel a quien yo contristare?