39 Los consumí, y los herí, y no se levantaron; y cayeron debajo de mis pies.