40 Me ceñiste de fortaleza para la batalla, y postraste debajo de mí los que contra mí se levantaron.