46 Los extraños desfallecían, y temblaban en sus encerramientos.