23 Pero las cuestiones locas y sin sabidurĂ­a, desecha, sabiendo que engendran contiendas.