3 Y cuando él hubo abierto el segundo sello, oí al segundo animal, que decía: Ven y ve.