37 Y también contra mí se airó el SEÑOR por vosotros, diciendo: Tampoco tú entrarás allá.