5 La corrupción no es suya; de sus hijos es la mancha de ellos, generación torcida y perversa.