18 Por la pereza se cae la techumbre, y por flojedad de las manos se llueve la casa.