18 Mejor es la sabidurĂ­a que las armas de guerra; pero un pecador destruye mucho bien.