22 Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.