23 Y fue que después de toda tu maldad (¡ay, ay de ti! Dijo el Señor DIOS),