48 Y verá toda carne que yo, el SEÑOR, lo encendí; no se apagará.