29 Y Rubén volvió a la cisterna, y no halló a José dentro, y rasgó sus vestidos.