31 y aquella abundancia no se echará de ver a causa del hambre siguiente, la cual será gravísima.