5 Delante de su rostro iba mortandad, y de sus pies salĂ­an carbones encendidos.