29 Porque nuestro Dios es fuego consumidor.