9 Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, poniendo en él los ojos,