30 Ellos entonces despedidos, descendieron a AntioquĂ­a; y juntando la multitud, dieron la carta.