8 Y alborotaron al pueblo y a los gobernadores de la ciudad, oyendo estas cosas.