3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentó sobre cada uno de ellos.