21 No tienes tú parte ni suerte en este negocio; porque tu corazón no es recto delante de Dios.