24 No dirĂ¡ el morador: Estoy enfermo; el pueblo que morare en ella, serĂ¡ absuelto de pecado.