3 Y me dijo: Mi siervo eres, oh Israel, que en ti me gloriaré.