4 A lo menos desde ahora, ¿no clamarás a mí, Padre mío, guiador de mi juventud?