5 Porque así dijo el SEÑOR: Hemos oído voz de temblor; espanto, y no paz.