2 Diré a Dios: No me condenes; hazme entender por qué pleiteas conmigo.