20 Mas los ojos de los malos se consumirán, y no tendrán refugio; y su esperanza será agonía del alma.