11 Ciertamente el oído prueba las palabras, y el paladar gusta las viandas.