4 El que invoca a Dios, y él le responde, es burlado de su amigo; y el justo y perfecto es escarnecido.