18 Y ciertamente el monte que cae se deshace, y las peñas son traspasadas de su lugar;